Blog del Instituto Profesional de Enseñanza Superior

Casi la mitad de los trabajos de hoy serán hechos por robots en 2035

La automatización aumenta las ganancias, pero puede tener efectos negativos.

El auge de los robots y otras máquinas inteligentes probablemente tendrá ramificaciones inmensas en cuanto a la forma en que trabajamos. Un estudio citado a menudo muestra que el 47% de los trabajos de hoy corren “alto riesgo” de automatizarse en los próximos 20 años.

Recursos humanos - Trabajos hechos por robots

 

Estas tendencias pueden ser buenas para las compañías que se beneficiarán de la baja de los costos laborales y de una mayor productividad. Pero también representan un desafío, principalmente en torno al modo en que las empresas se relacionan con el resto de la sociedad. La “segunda era de las máquinas” podría erosionar la reputación y la valoración de las compañías en la mente del público y afectar su “licencia para operar”, dice BSR, una organización sin fines de lucro internacional.

“Tenemos la preocupación de que vamos a ver una repetición de los ´90 cuando vimos surgir la tercerización y la manufactura contratada sin que se tuviera plenamente en cuenta la mano de obra, los derechos humanos y el medio ambiente”, dice Jessica Davis Puess, autora del informe.

El informe analiza qué puede suceder cuando haya robótica avanzada, manufactura aditiva (impresión 3-D) plena y una verdadera internet de las cosas.

No todas las implicancias son malas para los trabajadores. Las fábricas, por ejemplo, pueden volverse más limpias y sanas; los trabajadores no tendrán que realizar tantas tareas repetitivas y tediosas; debiera haber muchas nuevas oportunidades en diseño, construcción y reparación de tecnología, incluyendo robots. Al mismo tiempo, nuevas formas de conectividad debieran permitirnos trabajar más a distancia, de modo más flexible y más libre.

Estudiá Higiene y Seguridad con orientación en Calidad y Gestión Ambiental
Un profesional capacitado y competitivo en tres áreas muy demandadas en el mercado laboral 

Pero la automatización probablemente castigue a la gente sin capacidades sofisticadas, reduzca los beneficios y la seguridad del empleo y lleve a una baja de la creación de empleo. Todo lo cual probablemente genere cada vez más resentimiento en los trabajadores.

Un alza del desempleo dañaría aún más la cohesión social y erosionaría la confianza de la comunidad. Si la automatización lleva a la reducción de la mano de obra intensiva, también podría haber impactos significativos a nivel macro y de largo plazo para la economía y las empresas. Contribuiría a la presión adicional hacia abajo sobre la demanda de los consumidores, creando un círculo vicioso que deprima la vitalidad de la economía.

Davis Pluess dice que BSR quiere “iniciar una conversación” con las compañías en torno a estas cuestiones. Ve cuatro áreas en las que hay que pensar. La primera es en torno de la “generación de talento”. Las compañías deben considerar el tipo de capacidades que necesitarán en el futuro y las posibilidades de reeducar a gente que de otro modo podría quedar sin empleo. “No tiene sentido que veamos tan alto desempleo en una cantidad de lugares, mientras al mismo tiempo hay compañías que no pueden conseguir trabajadores para una cantidad de puestos”, dice.

Segundo, ¿cómo se relacionarán las empresas con las comunidades si crean nuevas instalaciones pero emplean poca gente en ellas? “El desempleo en crecimiento y un número menor de trabajadores obteniendo una parte más grande de la torta podría afectar la cohesión social y plantear riesgos para la reputación de las compañías en las comunidades en las que operan”, dice el informe.

Tercero, las compañías debieran considerar compartir las ganancias de productividad para “aumentar el compromiso y fortalecer la moral de los empleados que queden”. En este momento “hay una tendencia a reinvertir (esas ganancias) en recursos de capital; es menos común que se traslade tales ganancias a los trabajadores en la forma de salarios más elevados”, dice el informe.

Y cuarto, las compañías debieran considerar las implicancias a largo plazo de no emplear gente. De última esto podría afectar la demanda agregada de los consumidores, ya que los trabajadores no tendrán dinero para comprar bienes y servicios.

Davis Pluess dice que el informe no le indica a las compañías qué hacer, simplemente les dice que tienen que empezar a pensar en el tema.

Fuente: Ben Schiller, Diario La Nación.
Imagen: Diario La Nación.

Convertite en Técnico Superior en Higiene y Seguridad con orientación en Calidad y Gestión Ambiental. Informate aquí.

Comidas de trabajo, claves para salir airoso

Estos encuentros, que parecen informales, encierran una serie de códigos que siempre deben tenerse en cuenta para que sean exitosos.

Lo que sigue es un catálogo con algunos consejos para llegar a buen puerto.

Una comida de trabajo no es igual a cualquier otra reunión, ni tampoco es un almuerzo con amigos. Se juegan códigos implícitos, gestos y detalles imperceptibles pero fundamentales para que un negocio tenga éxito o … naufrague.

Recursos Humanos - Comidas de trabajo - Almuerzo laboral


Cómo elegir el lugar?

“Es muy importante la comodidad y el gusto del invitado”, dice el experto en Recursos Humanos Alejandro Melamed. “Cercanía del lugar donde se encuentra y el tipo de comida que se alinee con sus apetencias” son dos aspectos fundamentales.

Ignacio Romano, Director del Laboratorio Pfizer, aclara que a la hora de elegir el lugar del encuentro, la comida suele ser un factor secundario, salvo cuando la reunión es con extranjeros que quieren probar carne y vino argentinos.

Un factor que sí colabora con el desarrollo del encuentro es que el ambiente sea tranquilo y poco ruidoso. Así, muchos optan por los restaurantes de hoteles que ofrecen espacios aislados del bullicio, o establecimientos gastronómicos que cuentan con salas privadas.

Sólo hablar de negocios?

Ir directo al asunto que convoca el encuentro no parece ser lo más indicado, así como tampoco lo más habitual. “No es recomendable ir directo al punto (confirma Melamed) … En ese sentido, una buena recomendación es estudiar previamente al interlocutor para generar opciones previas de diálogo relacionadas con sus hobbies, gustos o experiencias”.

Romano coincide: “El conocimiento personal de con quién uno se está reuniendo facilita la relación profesional y hace que luego se pueda ir a los temas profesionales sobre la base de la confianza. Así, el comienzo del almuerzo de trabajo podrá incluir temas como vacaciones, fútbol, política”.

Ahora bien, política, fútbol, no son temas conflictivos para una reunión de trabajo? “El fútbol es algo que distingue a los argentinos y es una temática que suele estar. En asuntos corporativos, la política está presente e incluso puede ser el motivo de la reunión. Eso sí, en todos los casos hay que hablar con la mayor objetividad posible sabiendo que hay puntos de vista distintos.”

Estudiá Recursos Humanos y Relaciones Laborales
Un profesional capacitado y competitivo en dos áreas muy demandadas en el mercado laboral 

Celulares prendidos o apagados?

Lo ideal, coinciden los entrevistados, es dejarlo de lado durante la comida o al menos reducir al mínimo su uso. “Si uno en una reunión busca la construcción de la comunicación, lo ideal es evitar su uso”, afirma Teresa Pérez del Castillo, Gerente de Coca-Cola.

Pero Martín Rebaudino, Chef del Restarurant Roux, afirma que, en la realidad, el celular está siempre presente: “Se usa mucho en los almuerzos de trabajo, lo que es entendible, ya que forma parte del trabajo y están en ese horario”.

Qué comer (y beber)?

“La comida es una excusa para tener el encuentro profesional, no es el centro del mismo. Al mediodía es más frugal, considerando que debe dejar espacio para el diálogo y la continuidad laboral”, afirma Melamed. En cuanto al alcohol, “al mediodía se suele evitar o bien tomar sólo una copa.”

Quién paga?

“Hay que diferenciar dos tipos de reuniones de trabajo (advierte Melamed). Las que son internas de la empresa y las que son con interlocutores externos (proveedores, clientes, consultores, organismos de contralor, competencia, etc.). En el primero de los casos, siempre debe pagar el de mayor nivel jerárquico si es por cuestiones laborales. Si el objetivo es social se estila que cada uno pague lo suyo. En el segundo de los casos, el que paga es el que invita. Sin embargo, muchas empresas internacionales tienen políticas de no permitir invitaciones de ningún tipo, por lo que en estos casos, cada uno paga su parte”.

Incluso existen algunas compañías que, permiten que sus ejecutivos inviten a almorzar o cenar pero establecen ciertos límites. En Pfizer, cuenta Romano, existe un código de ética (el llamado “Libro Azul”), donde se establece que “en todas las reuniones con profesionales de la salud, clientes o eventualmente funcionarios del gobierno hay un límite de 75 dólares. Si uno invita a alguien, ese es el límite que se puede pagar por el almuerzo o cena de otra persona”.

Fuente: artículo “Comidas de trabajo, claves para salir airoso”, Sebastián Ríos, Diario La Nación.
Imagen: Javier Joaquín

Convertite en Técnico Superior en Recursos Humanos con orientación en Relaciones Laborales. Informate aquí.

Página 5 de 80« Primera...34567...102030...Última »