Blog del Instituto Profesional de Enseñanza Superior : Instituto Profesional de Enseñanza Superior

Blog del Instituto Profesional de Enseñanza Superior

Buscar empleo: 1 clave que te diferenciará

¡Especialízate!

Buscar empleo

¿Por que la especialización te permite buscar empleo?

Otra fórmula para diferenciarse del resto de postulantes a un empleo es especializándote en una materia concreta. Aunque en ocasiones está bien saber un poco de todo, lo cierto es que los reclutadores buscan un candidato que sea el mejor dentro de un ámbito concreto, que sepa desenvolverse bien dentro de un área profesional en particular y que cuente con los conocimientos necesarios. Respalda tu candidatura con carreras que ofrezcan título oficial de validez nacional, cursos de formación especializados y experiencia profesional en un sector profesional en concreto.

 
Nuestras carreras
 

Higiene, Seguridad, Calidad y Gestión Ambiental 

Seguridad e Higiene en el Trabajo 
 
Recursos Humanos con orientación en Relaciones Laborales 
 
 

3 ventajas de estudiar carreras cortas terciarias

Carreras cortas  Beneficios

3 ventajas de los estudios terciarios para encontrar empleo

  • La formación es uno de los componentes esenciales de todo profesional, pues es la que le garantiza la enseñanza de habilidades específicas para su profesión.
  • Estudiantes indecisos en busca de orientación profesional deben conocer los beneficios de decantarse por los estudios terciarios.
  • No necesariamente se vuelve imprescindible cursar estudios largos, existen carreras cortas que pueden transmitir las capacidades laborales que todo futuro profesional necesita.

Al momento de elegir qué estudiar, las decisiones a tomar son muchas. Además de definir el área profesional en la que se buscará formación, es necesario decidir el tipo de estudio que se cursará.

Por lo general, la mayoría de los estudiantes que culminan los estudios secundarios y desean dar el paso hacia un nivel terciario optan por la Universidad. De este modo, olvidan una opción tan rentable como atractiva: los Estudios Superiores de Nivel Terciario que no corresponden al ámbito universitario.

En Argentina, estos se presentan como carreras cortas destinadas especialmente a la formación para el mercado laboral. Es decir, de carácter práctico y con una duración menor, por lo que también se las puede conocer con el nombre de tecnicaturas.

Carreras del Instituto IPES

Seguridad e Higiene en el Trabajo 

Higiene, Seguridad, Calidad y Gestión Ambiental 

Recursos Humanos con orientación en Relaciones Laborales 

Seguridad e higiene: Conoce como un insecto de 1 mm evitó la catástrofe económica de un país. Averigua cómo

Seguridad e higiene

Algunos insectos pueden ser muy útiles para controlar plagas de los cultivos, siempre y cuando se utilicen apropiadamente.

Este tipo de intervención se denomina control biológico clásico: encontrar un depredador natural e introducirlo en un cultivo para frenar la propagación de una plaga.

La acción de una avispa de 1 mm ayudó a resolver un gran impacto financiero en el mercado mundial del almidón.

¿El fin de los pesticidas?

Los controles químicos resolvieron muchos problemas en las décadas de 1930, 1940 y 1950. Los agricultores no tenían que trabajar tan duro. Podría simplemente encontrar un aerosol y las plagas morían.

El problema con eso es que las especies de plagas se reproducen rápidamente, lo que significa que un individuo que es resistente a un pesticida puede producir crías resistentes muy rápidamente.

El uso exclusivo de productos químicos no es una estrategia sostenible a largo plazo.

Este es un método biológico y no contaminante en el cual debemos pensar para evitar o disminuir la destrucción de nuestro planeta.

Más información

Ingresa a los cuidadores del ambiente, estudia  sobre la carrera corta de higiene, seguridad, calidad y gestión ambiental y ayudarás a cuidar los recursos naturales

Fte BBC NEWS I MUNDO

¿Por qué estudiar?

¿Por qué estudiar?

La falta de trabajo sigue afectando a jóvenes y mayores por igual. La crisis ha conseguido que solo haya una salida posible ante un escenario de incipiente desempleo: la formación continua.

Algunos recordarán con nostalgia las épocas en las que no había que buscar trabajo, el trabajo nos encontraba a nosotros. Con la llegada de la crisis, hace tiempo que esto dejó de ser así. Si somos nosotros los interesados en insertarnos laboralmente, tiene que salir de nosotros adecuar nuestro perfil profesional al complicado mercado laboral que nos concierne. A continuación, 4 razones por las que los expertos consideran que estudiar en situaciones de desempleo, sin importar la edad, es la mejor ocupación.

Ver todos todas las carreras

¿Por qué estudiar?

1.Estancarse, esa “enfermedad laboral” a evitar. En un escenario de recesión económica, observar inalterable como la ausencia de oportunidades laborales ahoga nuestras aspiraciones, es una de las peores reacciones que podemos tener. El hecho de quedarnos parados y dejar de formarnos, nos consumirá poco a poco y nos hundirá en la apatía. Mantener viva la llama del conocimiento y las ganas de aprender nos posibilitará escapar de la paulatina destrucción de nuestras ilusiones y motivaciones, aquellas que siempre nos han mantenido ‘al pie del cañón’.

2.Multiplicar nuestras competencias. El difícil panorama laboral que estamos atravesando se caracteriza, entre otras cosas por la necesidad de especializarnos y obtener nuevas competencias, que nos permitan ser competitivos dentro de un mercado en el que los rivales son cada vez más fuertes. ‘Buscar nuestro valor diferencial’.

3.”Realización personal”, la gran olvidada. Quien dejó los estudios hace años a causa de una mala decisión o por la necesidad económica de adentrarse en el mercado laboral, seguro que tiene alguna espinita clavada relativa a lo que siempre quiso estudiar y por alguna razón, no pudo. Esas personas pueden ver en esta época de total accesibilidad al conocimiento la posibilidad de retomar la pasión que hace años tuvo que dejar.

Ver todas las carreras

¿Me conviene estudiar una carrera?

¿Me conviene estudiar?

En la vida tenemos que tomar decisiones continuamente. Cada día, cada hora, nos enfrentamos a una serie de elecciones, grandes y pequeñas: ¿Bebo café o té? ¿Se lo digo o no se lo digo? ¿Me visto con esta camisa azul o con esta blanca? ¿Sigo discutiendo o hago las paces? ¿Le sonrío o no?…

¿Me conviene estudiar una carrera?

Básicamente hay dos clases de decisiones: buenas y malas. Una buena decisión resulta en una acción apropiada; y una mala decisión viene de una percepción distorsionada y resulta en una acción inapropiada. Si una decisión inicial es buena, o bien genera más decisiones buenas o hace lo contrario. Si una decisión inicial es mala, usted puede tratar de rectificarla – peor aún, defenderla-apilando más decisiones malas encima de la primera, amasando una torre de confusión, ansiedad y tensión.

Muchos, por miedo a tomar malas decisiones, convierten en una virtud el no tomar decisiones en absoluto. El hacer esto es peor todavía que el tomar de vez en cuando decisiones inapropiadas.

Hace algún tiempo, un experto humorístico en el campo del proceso de toma de decisiones decía algo muy sabio, entrelazado con el humor, acerca de esta táctica: “A veces es de sabios tomar la decisión de no hacer nada; pero nadie –ni el más sabio puede hacer eso una y otra vez.
Jacinto B. Cortés sopesaba todo con demasiado cuidado. El solía decir, ‘Por una parte… pero por otra…’, y sus argumentos se contrabalanceaban entre sí tan perfectamente que nunca hacía nada. Cuando Jacinto murió, sus amigos escribieron un gran cero sobre su lápida mortuoria. “Jacinto”, -le solían decir éstos cuando iban a pescar- si quieres pescar, pesca; y si quieres dedicarte solo a poner el cebo o la carnada, dedícate a eso. Pero haz algo, por lo menos. Si no haces nada, tenlo por seguro que no tendrás trucha para cenar. Ni que decir tiene que Jacinto murió de hambre. Llegó un día en que no logró decidir si comer o no.

¿Cuál es el secreto de tomar buenas decisiones? En pocas palabras, no consiste en preocuparse o enojarse, o aplazar la decisión indefinidamente sopesando los pros y contras. Consiste, simplemente, en basarse en la intuición de uno, ese don que todos tenemos, pero que no siempre lo utilizamos.

Supongamos que usted le dice a un amigo que hay cinco cosas buenas acerca de ese restaurante al que fue ayer noche: “la comida era excelente; la atmósfera agradable: el servicio rápido y amigable: la música encantadora, y la panorámica inmejorable”. Su amigo le pudiera decir, “bueno, supongo que querrás regresar allí otra vez”. Y usted le contesta,”no, si te digo la verdad, no”.

¿Le ha ocurrido a usted eso alguna vez? Algo que usted sabía que no debería hacer, y no sabría explicar por qué? Eso es a lo que se llama intuición.

Si usted acepta la premisa de que todo en la vida es un sí o un no, usted se dará cuenta una y otra vez que su intuición es su mejor amigo. La intuición corta a rajatabla a través de la confusión de lo que otras personas puedan pensar, lo que usted teme que debería hacer, y cualquier cosa que la voz del juicio diga. Incluso si usted temporiza con un “quizá”, usted sabrá muy en su interior que su intuición está siempre operando en algún nivel para su beneficio

¿Me conviene estudiar una carrera?

Fte el Supervisor