¿Sabías que el tratamiento de residuos es histórico?

Tratamientos de residuos: la lección que nos muestra la historia

Desde hace 200 años el medio ambiente es un tema que preocupa a gobernantes y habitantes de Buenos Aires. En la actualidad los Técnicos Superiores en Gestión Ambiental son los encargados de solucionar problemas históricos y evitar daños futuros.

La gestión ambiental en lo que a tratamiento y disposición de residuos se refiere, no es un tema nuevo en la historia de nuestro país. Algunos estudios señalan que ya en la Buenos Aires de Juan de Garay, la basura era un problema de gobernantes y vecinos.

Al construirse, en 1580, el primer fuerte de Buenos Aires (en la actual Plaza de Mayo) el foso que lo rodeaba, fue prontamente convertido en un depósito de basura por parte de colonos y soldados, originándose así el primer basural a cielo abierto de la incipiente aldea rioplatense.

La prosperidad y el desarrollo que comenzó a tener la ciudad trajeron aparejado cada vez más desperdicios y el problema de la basura reclamaba una solución. En los tres siglos que siguieron a su fundación, Buenos Aires vio distintas maniobras que desde el Cabildo ansiaban ordenar el tema de la gestión de residuos. Hubo quienes sugirieron que los propios vecinos se encargaran de mantener limpias las calles, pero muy pocos lo hicieron. En 1638 se nombra al portero del Cabildo como almotacén para que limpiara las calles (así nació el primer barrendero). A fines del 1700 se compran los primeros carros destinados a la recolección de residuos y se exhorta a los vecinos a que entreguen su basura envuelta en cueros o tripas durante la recolección semanal.

Estas medidas ordenaron la forma en la que el gobierno decidió recolectar los residuos domiciliarios y de las calles, pero el problema de la disposición, el qué hacer con todos esos residuos, aún no estaba resuelto.

Se supone que durante todo el siglo, los desperdicios fueron enterrados o arrojados al río en una suerte de relleno sanitario mal improvisado. Recién en la segunda mitad del 1800 surgen datos sobre la quema de basura, realizada originalmente en lo que hoy son los barrios porteños de Pompeya y Bajo Flores. El depósito de residuos allí originó la existencia de los primeros cirujas, llamados así a quienes hurgaban la basura para quedarse con restos aún servibles. Hacia fines de siglo, los mismos gobernantes que habían apostado a la quema de basurales, entendieron que la medida, si bien reducía a cenizas parte de los residuos, no era la más apropiada porque los desperdicios que no llegaban a quemarse por completo seguían con su proceso de putrefacción generando olores pestilentes y contaminación por el humo y los líquidos fermentados.

Demanda laboral de técnicos

La historia delata que la necesidad de gestionar correctamente los residuos atendiendo al impacto ambiental viene de siglos atrás. En nuestros días, son los Técnicos Superiores en Gestión Ambiental quienes tienen en sus manos las herramientas necesarias para realizar un tratamiento eficiente de los residuos cuidando al hombre y al ambiente que lo rodea.

La importancia del tema y la necesidad de no contaminar hacen que la gestión ambiental deje de ser una preocupación estrictamente gubernamental –como se la consideraba en la época de la colonia- para convertirse en una ocupación de individuos y empresas cada vez más comprometidos con el medio ambiente, por lo que los técnicos especializados en gestión ambiental ocupan los primeros puestos entre son los profesionales más buscados para ocupar vacantes en puestos de trabajo.

Testimonios

Aprovecho para agradecer a todo el plantel de docentes que he tenido a lo largo de mis estudios, por toda la calidez, el conocimiento y aprendizaje brindado.

— Dolores - Higiene y Seguridad Calidad y Gestión Ambiental

Más testimonios »