El Capital Intelectual y los Recursos Humanos

Los activos intangibles, como la fidelidad de los clientes y el potencial innovador, el conocimiento, los valores y las actitudes de su personal, constituyen hoy las principales ventajas competitivas de una empresa.

Debido a la globalización y la creciente competencia, muchas compañías de todo el mundo han decubierto que sus activos más valiosos no radican en sus instalaciones, equipos y maquinarias sino en la fidelidad de los clientes, el potencial innovador, los conocimientos técnicos y especializados y los valores y actitudes de su personal.

En otras palabras, el cúmulo de experiencias y conocimientos de cada persona en una organización debe representar, hoy en día, la mayor fuente de competitividad.

Sin embargo, las empresas deben saber a administrar ese conocimiento, o capital intelectual, para generar un poderoso aprendizaje colaborativo y, por ello, debe formar parte de la estrategia organizacional y debe estar apoyado, en todo momento, por la Alta Dirección.

Es necesario también que ese capital intelectual esté acompañado por una estructura que permita que éste se transforme en un bien organizacional sólido y duradero y esto se logra a través del capital intelectual estructural.

La poca relevancia dada por las empresas al capital intelectual estructural constituye un gran problema ya que, en ocasiones, por ejemplo, hay empleados que invierten mucho tiempo buscando información necesaria que otro ya posee en la empresa.

Leé también: Recursos Humanos y Relaciones Laborales, dos áreas muy demandadas

Por ello, es necesario administrar el conocimiento corporativo para sistematizar, registrar y compartir información, especialmente de experiencias aprendidas buenas y malas, crear y documentar metodología, rediseñar y estandarizar los procesos. Lo anterior puede realizarse con la ayuda de la tecnología de sistemas para crear bases de datos que distribuyan y compartan el conocimiento.

Es decir, estos activos intangibles, aunque no se pueden tocar sí se pueden identificar y clasificar adecuadamente. Así es que la capacidad de identificar, auditar, medir, renovar, incrementar y, en definitiva, gestionar estos activos intelectuales es un factor determinante en el éxito de las empresas de nuestro tiempo.

Es necesario resaltar la importancia de generar ideas e innovaciones que agregan valor (capital humano) y generalizarlas en la mayor medida posible a la organización (capital estructural), integrando personas, tecnología y negocio para ofrecer a los clientes (capital cliente) los mejores productos y/o servicios, todo o cual contribuye a elevar significativamente el diferencial (capital intelectual) entre el valor de mercado de la empresa y su valor contable.

Entonces, es necesario reforzar la idea que se requiere que el capital humano sea convertido en capital intelectual. Por tanto, es imprescindible que los líderes de la organización proporcionen métodos de trabajo para facilitar la conversión de las competencias individuales en capital organizativo, y por tanto, desarrollar los efectos multiplicadores que ello produce dentro de la empresa.

Fuente: www.rrhh-web.com


Carrera de RECURSOS HUMANOS y RELACIONES LABORALES
Convertite en un profesional capacitado y competitivo en dos áreas muy demandadas en el mercado laboral actual.
Toda la información AQUÍ.

Curso de Liquidación de Sueldos
Conocé los secretos y especializate en una de las tareas más importantes de una empresa y progresá en tu carrera laboral.
Toda la información AQUÍ.

Curso Práctico de Redacción de Telegramas Laborales
Aprendé a redactar telegramas laborales cuidando la responsabilidad que implica para las partes del contrato laboral y evitar perjuicios legales.
Toda la información AQUÍ.

Testimonios

Aprovecho para agradecer a todo el plantel de docentes que he tenido a lo largo de mis estudios, por toda la calidez, el conocimiento y aprendizaje brindado.

— Dolores - Higiene y Seguridad Calidad y Gestión Ambiental

Más testimonios »