La vegetación en las escuelas reduce los niveles de contaminación ambiental

Los árboles y las plantas ayudan a disminuir la cantidad de partículas producidas por el tráfico en los patios de los colegios. Los niños son los más sensibles a esta polución que puede llegar a afectar a su desarrollo cognitivo.

Campus-de-la-Universitat-Polit

Campus de la Universitat Politècnica de València UPV

Las escuelas que tienen abundante vegetación en sus instalaciones y en los alrededores presentan una mejor calidad del aire, según un estudio liderado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL). La razón, apuntan los investigadores, es que árboles y plantas ayudan a reducir las concentraciones de contaminantes atmosféricos relacionados con el tráfico, como son el NO2, las partículas de carbono y PM2.5.

Un equipo de investigadores midió a lo largo de 2012 los niveles de vegetación en 50 metros a la redonda de 39 escuelas de Barcelona y los relacionó con los niveles de contaminación ambiental relacionada con la polución derivada del tráfico. “Hemos visto que hay una clara relación entre los dos factores”, explica a Big Vang el profesor Payam Dadvand, autor principal de este artículo publicado en Science of the Total Environment. Esta polución, que se considera neurotóxica a partir de una concentración de 200 microgramos por cada m3, es nociva para los niños, ya que puede llegar a afectar su desarrollo cognitivo y niveles de concentración.

La vegetación fue cuantificada mediante el NVDI, un indicador que a través de fotografías de alta resolución recogidas por un satélite de la NASA, mide el tamaño de las superficies verdes que corresponden a la vegetación. Los datos recogidos han demostrado que a una mayor concentración de árboles y plantas se reduce la cantidad de contaminación en el aire gracias al proceso de la fotosíntesis. Asimismo, los investigadores instalaron unos monitores en las escuelas analizadas para controlar los niveles de polución del aire tanto del interior de los colegios como de su alrededor.

La investigación tuvo en cuenta factores como la densidad del tráfico y las alteraciones que se dan con los cambios de temperatura en cada estación, para realizar “un patrón de la contaminación en las zonas estudiadas” explica Dadvand. Así vieron que las escuelas en las que se superaba la media de vegetación, esto es más de 91 árboles en un radio de 50 m2, conseguían reducir a la mitad la cantidad de estas partículas contaminantes ambientales, en comparación con los centros que no alcanzaban la media de árboles y plantas.

El investigador del CREAL, Payam Dadvand, afirma que, con las evidencias obtenidas, el siguiente paso será un estudio que mida los niveles de mejoría en la calidad del aire después de aumentar la vegetación alrededor de las escuelas. En esta línea, asegura que la presente investigación debería poner sobre aviso a los ayuntamientos sobre “la importancia de aumentar la vegetación en los colegios para reducir la polución y, de la misma manera, conseguir beneficios para la salud e incluso mejorar el desarrollo cognitivo y el comportamiento de los niños en los centros educativos”, explica.

Las partículas contaminantes relacionadas con el tráfico han demostrado tener un efecto negativo sobre los pequeños que viven en barrios con altos niveles de contaminación. Así lo destaca un estudio liderado también por el CREAL y publicado el pasado mes de marzo en Plos Medecine. Jordi Sunyent, autor principal y compañero de Dadvand, destacó a Big Vang que puede ser debido a que “el cerebro infantil es especialmente vulnerable porque todavía está en una etapa de desarrollo”.

Todo ello afecta a la capacidad de memorizar y al rendimiento académico y, aunque el efecto en cada niño es “relativamente pequeño y depende en gran medida de las capacidades de la persona”, Sunyent destaca que las consecuencias en el conjunto de la población son “inequívocas: se observa claramente que la contaminación perjudica al desarrollo cognitivo”.

 

 

Fuentehttp://www.lavanguardia.com/

Testimonios

“Opté por estudiar en el Instituto Profesional de Enseñanza Superior por la formación integral, la posibilidad de generar contactos y de aplicar los conocimientos teóricos a la vida del trabajo. Asimismo porque la carrera dura 3 años y me permite la inserción laboral más temprana”.
Nieves, estudiante del Instituto Profesional de Enseñanza Superior.

— Nieves - Operación de Procesos de Generación Térmica y Eléctrica

Más testimonios »